Técnicas básicas para levantar a una Persona Mayor

Todo el mundo ha vivido alguna ocasión en la que hemos tenido que ayudar a nuestros abuelos, abuelas o algún familiar más mayor. 

Pero, ¿sabes realmente cómo tienes que levantar a una persona mayor para que no se lastime y no lastimarte a ti misma?

Con el paso de los años, todas las personas nos volvemos más débiles. Nuestros huesos y músculos pierden fuerza, sufrimos una disminución considerable de los reflejos y cada vez tenemos peor movilidad. Estas causas hacen que aumente las probabilidades de sufrir una caída en las personas mayores. De hecho, las caídas es uno de los accidentes más frecuentes en la tercera edad.

Además de la caída en sí, si no sabemos cómo levantarles correctamente, podemos agravar la situación provocando lesiones graves si no realizamos la maniobra de forma correcta. Por otra parte, nosotras mismas podemos sufrir dolor de espalda o alguna lesión más grave en los lumbares o columna vertebral si realizamos la maniobra de forma incorrecta.

Por esta razón, es muy importante conocer las técnicas para levantar a una persona mayor del suelo o de la cama.

Qué hacer ante la caída de una persona Mayor

Lo más importante y primordial ante una caída de un anciano o persona mayor, es mantener la calma antes de realizar cualquier otra acción.

Comprobar el estado de la persona

Lo primero que tenemos que hacer es comprobar la condición y el estado de la persona. Tenemos que comprobar si está consciente o hay pérdida de conocimiento, si está sangrando o hay alguna hemorragia, si se ha producido alguna fractura….

Si la caída ha sido fuerte y nuestro diagnostico lo consideramos grave, lo primero que tenemos que hacer es llamar a emergencias ante cualquier anomalía. En este caso, no se debe mover al accidentado antes de hablar con el servicio de emergencias.

Por el contrario, si la caída no ha sido tan grave, debemos quitar cualquier objeto próximo que pudiera causar daño y, antes de intentar levantarle, tranquilizarle para intentar calmarle. Una vez que el anciano esté calmado, le ayudaremos a levantarse siempre con cuidado y prestando mucha atención a la postura para evitar cualquier lesión en alguno de los dos, sin tirar nunca de sus brazos ni manipulando su cabeza o cuelo.

Cómo levantar a una persona mayor del suelo

Cuando nos enfrentamos a esta situación, debemos saber cómo ajustar el nivel de apoyo en función de las necesidades y del estado físico del anciano.

Si el anciano puede moverse y no presenta ninguna herida, podemos ayudar a levantarse siempre al mismo ritmo en el que se mueva la persona mayor y guiándole hasta que se eleve. No debemos cargar nunca con todo el peso de la persona.

Técnicas básicas utilizadas

Para realizar esta acción es necesario saber unas técnicas básicas para levantar a la persona mayor:

  1. Ayudamos al anciano a sentarse en el suelo. Para hacer esto, nos ponemos detrás de él de rodillas y pasamos nuestros brazos por detrás de sus axilas ayudándole a flexionar el tronco e incorporarse ligeramente hasta que esté sentado en el suelo.
  2. Sin retirarnos de su espalda, flexionamos las rodillas del anciano hasta que estén las plantas de los dos pies en el suelo.
  3. Cogemos sus manos con las nuestras y giramos el tronco de la persona mayor hacia un lado hasta que las palmas del anciano estén completamente tocando el suelo.
  4. Soltamos nuestras manos de las suyas y, con una mano, impulsamos su cadera hacia arriba hasta que el anciano quede a gatas. Con la otra mano le sujetamos el pecho para que no se caiga y se mantenga en la misma postura.
  5. Una vez que el anciano esté de rodillas (a gatas) ponemos una silla, una mesa, un caminador o algún elemento de una altura aproximada en frente del anciano y otra a su lado.
  6. Le ayudamos a poner los antebrazos firmemente encima de la silla delantera.
  7. Seguidamente, le ayudamos a flexionar la rodilla más próxima a la silla lateral y, en esta posición, la persona ejercerá un impulso hacia arriba levantando la otra pierna mientras le ayudamos estirando sus caderas hacia arriba.
  8. Una vez con las dos piernas estiradas, le ayudamos a sentarse en la silla que habíamos puesto lateral.

Si no disponemos de una silla o elemento similar donde se pueda sentar, tendremos que utilizar, siempre que podamos, nuestra fuerza para levantarle. Para ello:

  1. Nos ponemos detrás del anciano y le ayudamos a sentarse con las piernas flexionadas como hemos leído en los puntos 1 y 2 de la sección anterior.
  2. Colocamos nuestros brazos debajo de sus axilas y flexionamos nuestras rodillas hasta dejar nuestros pies tocando el suelo
  3. Levantamos al anciano sin doblar nuestra espalda

Cómo levantar a una persona mayor de la cama

Muchas veces tenemos las personas mayores o ancianos que tenemos a nuestro cargo, no son capaces de meterse ni levantarse de la cama por ellos mismos debido a su falta de movilidad.

En estos casos requieren la ayuda de una Empleada Interna o Externa que les ayude en las tareas del día a día y en hacerles la vida más fácil.

Para levantar a una persona mayor de la cama se requiere realizar estos sencillos pasos:

  1. Lo primero que tenemos que hacer es pedirle que se ponga boca arriba ayudándole si es preciso.
  2. Ponemos un brazo detrás de su espalda y otro debajo de sus piernas y le pedimos que se agarre de nuestra cabeza.
  3. Le ayudamos a girarse hacia el borde de la cama para que sus piernas cuelguen mientras movemos el tronco hacia el borde.
  4. Bajamos sus piernas lentamente hacia el suelo
  5. Una vez en esta posición, le ayudamos a sentarse en la cama cogiendo con una mano su espalda y la otra la cadera.
  6. Una vez sentado en la cama, le podemos ayudar a ponerse de pie o sentarle en la silla de ruedas pasando nuestros brazos por debajo de sus axilas y levantándole hacia arriba.

Después de la caída y de haberse levantado

Antes de que la persona mayor continúe con su actividad después de una caída, es preferible que esté sentado durante un tiempo para asegurarnos que se encuentra bien.

Es importante que esté bien hidratado que un médico le evalúe si la causa de la caída ha sido por un desvanecimiento.

Desde Domestic Help te ofrecemos un servicio personalizado de selección de Cuidadoras Externas, Internas o por horas especializadas y preparadas para cubrir todas las necesidades de tu familiar.

Contáctenos sin compromiso.